Mayonesa casera, una receta fácil, deliciosa y económica

Además de sencilla y fácil de hacer, resulta mucho mas económica y saludable. Siguiendo nuestras indicaciones te va a resultar muy sencillo preparar una de las mejores salsas que existen.

Ingredientes de la receta de Mayonesa

175 ml de aceite de oliva suave
Un huevo grande
Un par de cucharadas de zumo de limón
Una pizca de sal

Preparación

La mayonesa es una de las salsas más conocidas en todo el mundo, empleada tal cual o bien como base de otras salsas hechas a partir de ella.

Es fundamental prepararla teniendo cuidado en su elaboración, ya que el huevo es un ingrediente que puede provocar salmonelosis si no se emplea correctamente. Lo primero que hay que tener en cuenta es que el huevo debe conservarse en la nevera y sacarlo sólo unos minutos antes de preparar la mayonesa, sobre todo en épocas de calor, ya que el huevo debe estar a una temperatura similar al aceite para poder emulsionarlos bien.

Además hay que tener cuidado con la cascara del huevo, que suele ser una fuente de bacterias, cuidando que el contenido del mismo no toque la misma al cascarlo. Con todas estas consideraciones, vamos a comenzar a preparar la mayonesa.

Echaremos en el vaso de la batidora el aceite de oliva, un huevo grande bien fresco, un poco de sal y el zumo de limón recién exprimido, que hará que las posibles bacterias o gérmenes que haya no se reproduzcan. Metemos la batidora hasta el fondo y comenzamos a batir a velocidad lenta, sin mover el brazo, hasta que veamos que empieza a emulsionar la mezcla. Batiremos unos minutos hasta que empiece a tomar consistencia, entonces comenzamos a mover lentamente hacia arriba y hacia abajo, sin dejar de batir, la batidora, hasta que tengamos la mayonesa lista. Lo mejor es probarla por si hay que corregir el punto de sal.

Lo mejor es preparar la mayonesa justo antes de necesitarla, para tomarla recién hecha, pero en caso que la preparemos con antelación la conservaremos en un sitio fresco,aunque si la temperatura ambiente es alta, la guardaremos en la nevera, en un envase cerrado.

En caso de no consumirla toda en el día, no conservarla más de 36-48 horas como máximo, así evitaremos problemas por consumirla en mal estado.

Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *