Conozca cuál es la mejor lección de vida que le puedes dar a tus hijos

Edgar Morin, unos de los grandes filósofos de este siglo, recomendó a los padres que deben enseñarle a sus hijos la importancia de la autonomía y la libertad mental. A continuación lea el por qué de estas dos recomendaciones.

Lea

¿Empatía o seducción? ¿Qué es más importante para tu pareja?

A continuación el artículo completo:

Edgar Morin es uno de los pensadores franceses más importantes del último siglo. Gracias a él hemos conocido algo mejor nuestra época y las que le antecedieron (‘Breve historia de la barbarie en Occidente’) y hemos descubierto qué retos nos esperan (‘¿Hacia dónde va el mundo?’). En el fragmento que reproducimos a continuación de ‘Enseñar a vivir. Manifiesto para cambiar la educación’, el pensador reflexiona sobre de qué manera podemos hacer entender la importancia de la libertad a nuestros descendientes:

“La educación para la vida debe fomentar y estimular una de las misiones básicas de toda educación: la autonomía y la libertad mental. Como ya hemos indicado, no hay autonomía mental que no dependa de aquello que la nutre –es decir, la cultura– y que no tenga conciencia de los peligros que sobre ella se ciernen –es decir, los peligros de la ilusión y del error, de las incomprensiones mutuas y múltiples, de las decisiones arbitrarias a causa de la incapacidad de concebir los riesgos y las

incertidumbres–. En resumen, la educación para la autonomía se inserta plenamente en la educación para la vida.

La educación para la libertad mental no sólo consiste en la lectura de escritores, pensadores y filósofos, sino también en la enseñanza de lo que es la libertad: la libertad de pensares la libertad de elegir entre las diversas opiniones, teorías y filosofías. La libertad personal reside en el grado de posibilidad de elecciones entre las opciones que nos ofrece la vida. Así, el grado de libertad a la hora de elegir una lata de sardinas en un supermercado, es menor que la que se disfruta al elegir un traje, que a su vez es menor que la libertad de elegir una residencia, menor a su vez que la libertad de elegir a un cónyuge.

Cuanto más alto es el nivel de elección, mayor es la libertad. Por eso los ricos tienen mayores niveles de libertad y mucho más variados, y por eso los indigentes se ven reducidos a una carencia de libertades prácticamente total, y por eso los pobres tienen libertades muy restringidas y los extranjeros no tiene la libertad de voto del ciudadano. Con todo, la verdadera libertad mental no depende de la riqueza. La mente del esclavo Epitecto era más libre que la de su amo. El amo, como demostró Hegel, depende del esclavo. Aquellos que han aspirado a la libertad y se han rebelado contra la opresión han sido más libres que sus opresores. En política, la libertad es un riesgo. Kravtchenko escogió la libertad cuando en 1946 desertó de la embajada de la URSS, pero eso le valió ser asesinado.

Rushdie fue sentenciado a muerte por una fetua. Enunciar una idea no conforme con la convicción colectiva (la de las inteligencias engañadas o ignorantes) es un peligro. La libertad puede ser peligrosa desde el momento en que contradice las verdades establecidas. Es preciso comprender a los prudentes, cuyo espíritu es libre pero secreto. Es preciso celebrar a los héroes de la libertad. Eso también forma parte de la enseñanza sobre la libertad, pero el fondo de dicha enseñanza es aprender a ser consciente de lo que uno elige, es decir, consciente de los peligros, de las incertidumbres, de los cambios de sentido de la acción y, por lo tanto, de la ecología de la acción; ser consciente de la apuesta que entraña toda elección y de que se ha de aplicar una estrategia permanete para evitar que el resultado de la elección degenere.”

Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *