Porque me AMO profundamente siempre tengo condones en mi bolsa

notameamoCharlie Sheen es VIH positivo y una de las críticas más fuertes que se le hizo es que no informara a sus parejas sobre su condición (él admite que sí lo hizo). De hecho, muchos de los comentarios que ustedes nos hicieron fueron en la misma línea.

 

 

A todo esto, queremos poner sobre la mesa el tema de la protección: es nuestra responsabilidad como mujeres cargar con condones SIEMPRE. Si no cuidas de tu cuerpo, ¿quién esperas que lo haga?

 

Como mujeres independientes y responsables que somos, es nuestra responsabilidad hacerlo (no importa que no tengas pareja, que no planees tener sexo o que sientas que es innecesario).

 

Hasta 2014, México ocupaba el primer lugar en caso de embarazos entre adolescentes de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Pero si bien el embarazo puede ser una de nuestras mayores preocupaciones cuando tenemos sexo sin protección, claramente es la que menos debe afligirnos.

 

Al tener sexo sin protección con un hombre que no es tu pareja o aquel con el que tienes una relación informal sin conocer con cuántas parejas más tiene una vida sexual activa, estás expuesta a infecciones de transmisión sexual que van desde el Virus del Papiloma Humano hasta el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH).

 

Por eso, es TU responsabilidad cargar con condones siempre y asegurarte de que el hombre con el que estés se lo ponga. Si no quiere, entonces simplemente aléjate de él, pues una pareja que no procura tu bienestar (ni el de él), no te conviene en absoluto.

 

 

Hoy leíamos las declaraciones de Amanda Bruce, una de las exparejas de Charlie Sheen que confesó que pese a saber del diagnóstico del actor, ella DECIDIÓ por SÍ MISMA no usar condón para protegerse (¿de quién es la responsabilidad, entonces?).

 

 

La lección que el caso Sheen nos deja es que siempre serás tú la responsable de cuidar de tu cuerpo y por tanto es responsabilidad TUYA tener condones en tu bolsa.

 

No importa lo que los demás puedan pensar, (que si eres una promiscua, que por qué los cargas, que si era tu intención tener sexo). Ideas retrógradas como las que te mencioné siempre permearán en esta sociedad, pero que no te importe cuando de cuidar de tu salud se trate.

 

Mi mamá, por ejemplo, sabe que en mis bolsas siempre tengo condones y cuando los vio no se molestó o asustó en absoluto sino que entendió que soy responsable de mi cuerpo, que soy una mujer que se preocupa por sí misma y que porque me amo deseo lo mejor para mí y eso implica cuidarme en todos los sentidos.

 

Así que ya lo sabes, la próxima vez que te de pena ir a la farmacia a comprar unos condones recuerda que si tu no cuidas de tu cuerpo nadie más lo hará.

 

Cortesía de imágenes: especial

Sexualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *