Luisa Cáceres de Arismendi se sacrificó por la Independencia

La heroína fue encarcelada y perdió perdió a la hija que esperaba,” como consecuencia de los maltratos sufridos en el Fuerte Santa Rosa, de la isla de Margarita”,

Luisa-Caceres-de-arismendiLuisa Cáceres de Arismendi simboliza a la heroína venezolana de la Guerra de Independencia “por su temple moral, su indoblegable disposición a la defensa de la revolución libertadora y por su valiente conducta ante el enemigo”.

Con esas palabras caracterizó a la heroína la escritora e investigadora Gladys Revilla Pérez, integrante de la Academia de la Lengua, de la Academia Nacional de Ciencias Militares y Navales y de la Sociedad Divulgadora Militar.

En entrevista para el Correo del Orinoco con motivo los 216 años del natalicio en Carcas Cáceres de Arismendi, la investigadora recordó que su heroísmo quedó en evidencia cuando “al ser capturada por los españoles, prefirió salvar la vida de su esposo (Juan Bautistas Arismendi), uno de los líderes de las huestes independentistas de Oriente, antes que la suya propia”.

Fue encarcelada y perdió perdió a la hija que esperaba,” como consecuencia de los maltratos sufridos en el Fuerte Santa Rosa, de la isla de Margarita”, señaló.

La catedrática destacó que sus méritos han sido reconocidos con grandes honores, como haber sido llevada al Panteón Nacional 1876.

-Las austeras costumbres y valores morales de su educación, forjaron en ella una mujer de recio temple, capaz de soportar el sufrimiento, la tortura y afrontar con entereza tanto maltrato en la vida que le tocó vivir –comentó la profesora Revilla Pérez, quien confiesa estudiar en forma permanente a esta heroína venezolana.

La profesora Revilla acotó que trabaja las vidas de 16 heroínas y no deja de buscar elementos nuevos, pues “escribir sobre la epopeya  histórica de las mujeres venezolanas es una actividad fuerte que lleva un duro trabajo de investigación” debido a la escasa documentación que existe, aunque en los últimos años la situación ha mejorado, al sumarse mas personas a esta tarea.

LOS HECHOS

La profesora Revilla afirmó que todo comenzó en el año 1814, Cuando Luisa Cáceres apenas cumplía 14 años: “José Domingo Cáceres, su padre, era profesor de Latín. No actuaba en política”.

Pero “un día el comandante Juan José Toro lo invitó para la guarnición de Ocumare, y Cáceres fue con su hijo mayor Félix y sus alumnos. El día 6 de marzo de 1814, salió sin hacerle caso al decreto de Guerra a Muerte, sin pensar que los españoles no le perdonarían la vida, fue acribillado sin piedad junto a sus alumnos e hijo”.

Para ese entonces, “el coronel Juan Bautista Arismendi, quien ocupaba la Comandancia General, reúne a la juventud adolescente y organiza un Batallón de 800 muchachos. Rossete, quien ejerce el mando realista, lo enfrenta con 3 mil soldados. La masacre fue horrorosa”.

En estas circunstancias Arismendi conoció a la joven: “Quiso casarse con ella, pero la joven no aceptó al saber que era viudo. Era una chica de mediana estatura, piel blanca, ojos color miel. Poseía un hermoso rostro y una bella cabellera de color castaño”.

LA EEMIGRACIÓN

“El 7 de julio de 1814, Boves amenaza con invadir a Caracas y comienza una etapa de dolor e injusticia para todos aquellos que huyen: se desarrolla la Emigración a Oriente”, recordó Revila, quien señaló que “los Cáceres se agregan a Simón Bolívar que comanda el batallón que les escolta al huir del odiado Boves”.

La catedrática detalló que cuando atravesaba la Quebrada de Guarenas, Luisa es arrastrada por el caudal de agua y pierde sus zapatos y su maleta: “Bolívar la auxilia prestándole unas cotizas y enaguas. Cuatro de sus tías mueren en el camino y ella continúa el camino con su madre y un hermano de once años”.

La travesía dura casi dos meses, al cabo de los cuales Luisa llega a la Isla de Margarita donde se encuentra de nuevo con Juan Bautista Arismendi.

PRISIONERA Y DESTERRADA

La investigadora explicó que Luisa Cáceres de Arismendi permaneció prisionera en el Fuerte Santa Rosa, donde durante dos días tuvo a su lado el cuerpo de su hija muerta: “Luego la trasladan a Cumaná, donde a los pocos días la embarcan con la familia del Dr. Level de Goda hacia La Guaira. Allí la encierran en la Factoría en medio de toda clase de vejámenes y al poco tiempo la envían al Convento de la Inmaculada Concepción, donde sigue privada de todo contacto”.

“El 23 de noviembre de 1816, luego de una dura lucha, el Coronel Arismendi libera a la Isla de Margarita. Busca a su esposa, pero nadie sabe donde está. El sanguinario Salvador Moxo, espera un barco para enviar a la prisionera hacia España. Hasta que al fin aparece en la Guaira el buque llamado “El Populo” , el cual viaja acompañando a doce barcos más que llevan comestibles y caudales , hacia Cadiz-España. En ese barco trasladan a la prisionera Luisa rumbo a Europa”, narró.

Un buque procedente de Buenos Aires, comandado por un norteamericano, asaltó el barco donde llevaban a Luisa, apresó a toda la tripulación en alta mar y se apoderó de los comestibles y caudales -prosiguió.

“Algunos pasajeros compran un buque viejo y siguen hacia España con la prisionera y cuando llegan a Cádiz, la alojan en una Casa de Viudas, el 17 de diciembre de 1817. Allí le ordenan que firme un papel donde condena a los patriotas a cambio de su completa libertad, mas ella rechaza la proposición”, continuó.

TUVO QUE ESCOGER

Relató Reviella que en Andalucía el Capitán General le pidió a Luisa Cáceres de Arsmendi que escogiera prisión “y en vista de su desamparo le asigna una pensión de 15 duros”. “El cirujano José María Morón y su esposa prestan una fianza y ofrecen hospedarla a cambio de la pensión. Le proporcionaron ropa y la condicionan a que ayude en los oficios de la casa. Luisa gana la estimación de esta familia.

“En el año de 1818 llega de visita el Teniente Carabaño y ofrece regresarla a Venezuela. Al fin llega el día en que se despide y llega a Filadelfia donde el General Lino de Clemente la embarca hacia Margarita donde su esposo y su madre la esperaban con salva de artillería y arcos de triunfo, el 26 de julio de 1818. Tenía 19 años de edad”.

EL FINAL

La Profesora Revilla Pérez apuntó que después de tantos avatares, al fin pudo Luisa, triunfante, reunirse de nuevo con su marido y familia.

-Luisa Vivió una larga vida, pues falleció a los 67 años de edad , el 2 de junio de 1876. Hoy su rostro figura en estampillas postales y llevan su nombre cientos de escuelas, plazas y calles.En su honor he escrito varias libros, entre los cuales está el monologo “Luisa Cáceres, Mártir de la Libertad”, pieza teatral que fue actuada desde su primera temporada  por la Primera Actriz Dilia Waikkarán.

T/ Mercedes Aguilar
I/ Cortesía
Noticias Nacionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *